¿Influyen las opiniones online en nuestra vida?

Las opiniones online o reseñas se encuentran a nuestra disposición prácticamente en cada página web en la que podemos realizar algún tipo de compra. Es una herramienta de confianza y desahogo para los usuarios y de comunicación y mejora para las empresas. Pero, ¿cómo han influido en nuestro día a día?

España ha sido un país con muchas reticencias a la hora de empezar a realizar compras online y de adoptarlas como práctica habitual. La falta de confianza y la costumbre de obtener servicios gratis que, a posteriori, dejaban de serlo han sido freno para una tendencia que iba a ser y ya es, algo cotidiano. En ese lento proceso de adaptación a un nuevo mercado, uno de los impulsores fueron precisamente las opiniones online, al aportar una importante dosis de confianza.

Prácticamente el 50% de los usuarios confían en las reseñas, un porcentaje muy alto que aún lo es más si tenemos en cuenta que, además, para ese 50% las reseñas actúan como elemento de decisión. Es decir, no es solo la confianza, sino la decisión final.

Es tal el impacto de las reseñas, que han llegado incluso al sexo de pago. Es decir, ya es posible para un cliente, escribir una valoración sobre el encuentro con una prostituta. Por lo tanto, es una herramienta que ha llegado a todos los ámbitos y sectores imaginables.

El por qué es sencillo, ya que las opiniones online están escritas precisamente por usuarios después de haber comprado y probado un producto o servicio. No hay nada que decante más la decisión de compra que la opinión de una persona que, al igual que nosotros, busca cubrir unas necesidades similares a las nuestras con un producto o servicio y que nos cuenta su experiencia.

Para las empresas, además, las opiniones online son un elemento muy importante porque dan voz a los usuarios y estos utilizan la herramienta valorar directamente lo que les gusta y lo que no. Es decir, no solo el desahogo del usuario es útil y beneficioso para ambas partes, sino que conocer de manera tan explícita tanto los puntos fuertes como los débiles, supone una oportunidad para sacar mucho más partido a nuestras fortalezas y, sobre todo, minimizar las debilidades.